febrero 26, 2024

Exigen fin a discriminación de mujeres en Irán

Exigen fin a discriminación de mujeres en Irán

PREMIO A NARGES MOHAMMADI | El Nobel de la Paz 2023 reconoce a todas las mujeres valientes de Irán. (Foto/EFE)

RECLAMAN DE NARGES MOHAMMADI, NUEVA PREMIO NOBEL DE LA PAZ

Oslo/ Agencia Efe

La encarcelada activista iraní Narges Mohammadi reclamó apoyo para acabar poner fin a la discriminación contra las mujeres y contra grupos étnicos en Irán. “La juventud de Irán ha transformado las calles y los espacios públicos en un escenario de resistencia civil generalizada. La resistencia está viva y la lucha perdura”, señaló Mohammadi en un discurso escrito desde la cárcel de Evin (Teherán) y leído, por deseo de la premiada, por Kiana y Ali Rahmani, sus hijos gemelos de 17 años.

Mohammadi, de 51 años se mostró “confiada” en que “la luz de la libertad y la justicia brillarán intensamente en la tierra de Irán”, ya que el régimen vive una situación de “equilibrio inestable”. La galardonada, “uno de los millones de orgullosas y resistentes iraníes alzadas contra la opresión, discriminación y tiranía”, resaltó que el movimiento Mujer, Vida, Libertad, nacido en el 2022 tras la muerte de Mahsa Amini, arrestada supuestamente por violar el código de vestimenta, es una continuación de luchas históricas.

Un movimiento de cambio

“Este movimiento ha contribuido significativamente a expandir la resistencia civil en Irán, abarcando movimientos de mujeres, jóvenes, estudiantes, profesores, activistas y otros. En esencia es un movimiento por el cambio fundamental”, dijo en un discurso leído en francés, ya que sus hijos residen desde hace años con su padre exiliados en París. El régimen iraní ha bloqueado, sin embargo, cualquier cambio, reduciendo la participación política a “cero”, respondiendo con “arrestos, encarcelamientos y balas” a las demandas de democracia.

La activista aseguró que el movimiento sigue “vivo y dinámico” pese a todo y, aunque agradeció el apoyo de organizaciones y medios globales, criticó a Occidente por falta de “atención seria, coherencia práctica y enfoque proactivo”. “Las políticas y estrategias de los Gobiernos occidentales han sido inefectivas para empoderar al pueblo iraní para lograr sus objetivos”, lamentó Mohammadi, quien sucede en el Nobel de la Paz al bielorruso Ales Bialiatski, el Centro para las Libertades Civiles (Ucrania) y la organización rusa Memorial.

Mohammadi, quien recordó a su compatriota Shirin Ebadi (Nobel de la Paz en 2003 y presente hoy en la ceremonia), defendió que el uso del hiyab no es una obligación religiosa ni una tradición cultural, sino un medio para mantener la autoridad y la sumisión. Defensora de la resistencia y la no violencia, Mohammadi -representada por un retrato suyo colocado tras la silla que debía ocupar en la ceremonia- se mostró confiada en el impacto “innegable” del Nobel para el movimiento opositor en Irán, lo que le da “esperanza” e “inspiración”.


También te puede interesar:

Sánchez agita el peligroso independentismo catalán

Israel confirma que Hamás ha entregado los rehenes a la Cruz Roja

Investigan la explosión en puente fronterizo entre EEUU y Canadá