febrero 28, 2021

La debacle del tenis estadounidense: razones y consecuencias

La debacle del tenis estadounidense

ANDY RODDICK FUE EL ÚLTIMO ESTADOUNIDENSE EN GANAR UN GRAND SLAM EN 2003

Por Abel Flores @amantesdeldeporte2020

Desde hace 18 años, casi dos décadas, ningún jugador con pasaporte de EEUU ha ganado alguno de los Grand Slam del circuito de la ATP. Para un país tan grande y con tantas glorias deportivas este no es un dato menor. ¿Qué ha pasado con el tenis estadounidense? ¿Dónde quedó el legado de Andre Agassi, Pete Sampras y Jim Courier?

Una de las razones más probables es que el tenis ha perdido popularidad. Los jóvenes prefieren jugar baloncesto, fútbol americano y hasta “soccer” que tenis. No obstante EEUU es un país repleto de canchas de tenis por doquier, pero estas son usadas generalmente por la tercera edad o jugadores amateurs.

En EEUU no existe un plan deportivo, al menos no uno eficiente, para la disciplina tenística ni en los colegios ni en las universidades y los medios de comunicación locales tampoco prestan ni la suficiente ni la especializada cobertura al deporte blanco.

Consecuencias

Al día de hoy solo tres estadounidenses están ubicados entre los mejores 50 tenistas del mundo según la ATP y aunque por el lado de las mujeres las hermanas Williams si defienden por todo lo alto a la bandera de las barras y las estrellas. Incluso entre las mejores 50 tenistas del mundo hay 9 norteamericanas. ¿Por qué hay tanta diferencia entre los representantes masculinos y femeninos? Quizás porque los deportes tradicionales como el béisbol, baloncesto, fútbol americano, hockey etc. son “machistas”. 

La oportunidad del este europeo

Este domingo 21 de febrero se jugará en Melbourne la final del Abierto de Australia 2021 entre el serbio Novak Djokovic y el ruso Daniil Medvedev, dos representantes del este europeo, la cual es una de las zonas geográficas donde desde la última década han salido decenas de los mejores jugadores profesionales de la ATP.

Según investigaciones los chicos de los países del este europeo, muchos de ellos nacidos en naciones del antiguo bloque soviético, con escasas oportunidades económicas, ven en el tenis una oportunidad para poder salir de sus países y vivir del deporte cumpliendo sus sueños de vida.

Quizás esta es otra razón por la cual los chicos estadounidenses no se esfuerzan tanto, al menos no en cantidades notables, en superarse en un deporte de índole individual o quizás simplemente a las nuevas generaciones ya no les gusta jugar ni ver tenis porque no es un deporte tan comercial.


También te puede interesar:

Jamal Murray y sus 50 puntos destrozaron a Los Cavaliers

Con gol en el último minuto los Avalanche ganan en Las Vegas

El Porto le pegó primero a la Juventus