enero 21, 2022

Firma Invitada – Población hispana de Colorado crece y potencia su voz política

Población hispana de Colorado crece y potencia su voz política

Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por nuestros columnistas invitados no reflejan las opiniones, creencias y puntos de vista de esta publicación.

Por Angel Merlos

Director Estratégico de la Iniciativa LIBRE-Colorado

La demografía de Colorado está cambiando, y eso tendrá ramificaciones importantes para las decisiones políticas tomadas en el capitolio estatal y en el Congreso, que afectan gran parte de nuestra vida cotidiana. Hasta ahora, ha sido común que los políticos hagan promesas vacías ante las preocupaciones de los votantes hispanos, al tiempo que ofrecen poco en el camino de los esfuerzos concretos para hacer cambios en las políticas que mejorarán nuestras vidas. Eso tendrá que cambiar a medida que esta creciente comunidad insista en una reforma genuina.

La población hispana de Estados Unidos está en aumento. Nuestra comunidad ha tenido una presencia significativa desde la fundación de la nación, y ha estado creciendo rápidamente en los últimos años, con un aumento del 23 por ciento en la última década,  según el censo de 2020. Pero como informa Axios, algunas áreas metropolitanas de Colorado vieron un aumento de la población casi dos veces mayor que esa tasa. Vimos que esta creciente influencia hispana se convirtió en un factor importante en el debate, recientemente concluido, sobre la redistribución de distritos. 

Está claro que este grupo será un factor creciente en la economía, los vecindarios y los debates políticos de nuestro estado. Si bien temas como el gasto gubernamental, la educación y la atención médica son prioridades para todos los residentes de nuestro estado, eso no es menos cierto para los latinos. Nuestras voces importarán cada vez más en Denver y en Washington cuando se debatan estos temas.

Por ejemplo, los políticos en el pasado han entrado en la comunidad hispana y han prometido arreglar la atención médica en nuestro estado. Pero esos esfuerzos parecen haber sido vacíos.

Un enorme 73 por ciento de los latinos recientemente dijeron a los encuestadores que el costo de la atención médica en nuestro estado es un problema extremadamente grave o muy grave. Un abrumador 90 por ciento está a favor de cambios en las regulaciones gubernamentales para hacer que el seguro de salud y la atención médica sean más asequibles. 

En lugar de aceptar las mismas promesas viejas, los latinos en Colorado deberían presionar a los funcionarios electos para que eliminen las barreras que impiden que los pacientes reciban atención médica de calidad de sus proveedores. Y en lugar de duplicar el statu quo fallido, los legisladores deberían dar la bienvenida a la innovación, la transparencia y la atención personalizada.

Eso significa rechazar un enfoque único para todos en cuanto a la atención médica administrado por el gobierno, a favor del cuidado de la salud de opción personal, que incluya un mayor acceso a las cuentas de ahorro y reembolso de la salud, el permiso para que las enfermeras brinden atención para la que están capacitadas y la acción acelerada de la Administración de Alimentos y Medicamentos. 

El crecimiento económico y la prosperidad también son temas clave para los trabajadores y las familias hispanas, particularmente durante la pandemia de coronavirus. Quienes toman las decisiones en Denver deben asegurarse de que el tamaño y el crecimiento del gobierno sean limitados, para que la economía tenga espacio para prosperar y los trabajadores puedan quedarse con más dinero de sus cheques de pago. Este tipo de política económica a favor del crecimiento permitirá que más familias hispanas encuentren trabajo, inicien un negocio y provean para sus seres queridos. 

Los legisladores en Washington también deberían rechazar los aumentos de impuestos y las regulaciones innecesarias y la burocracia que dificultan que los trabajadores hispanos vean crecer sus salarios. En cambio, se nos debe permitir mantener más de nuestro dinero duramente ganado para gastar, ahorrar e invertir como mejor nos parezca.

Del mismo modo, la educación es una de las principales preocupaciones para las familias hispanas, ya que muchas continúan luchando bajo los efectos continuos de la pandemia de COVID-19. Cada familia, incluidas las familias hispanas, debe tener las herramientas que necesitan para garantizar que sus hijos prosperen, así como la capacidad de personalizar su educación para que puedan encontrar la realización y convertirse en aprendices de por vida.

Las familias deben tener un mayor control sobre cómo se gastan los dólares de la educación, incluida la opción de usarlos para una gama más amplia de propósitos aprobados. Eso debe incluir tecnología educativa, aprendizaje en línea, tutores o seminarios, y escuelas privadas, charter o en el hogar. Y por muy importantes que sean estos temas, la inmigración también es un desafío considerable.

Necesitamos reformar nuestro sistema de inmigración haciendo que sea más fácil para las personas contribuir positivamente a nuestro país. Los legisladores en Washington deben adoptar propuestas de inmigración sensatas que proporcionen un estatus legal permanente y una oportunidad de ciudadanía para los Dreamers, al tiempo que mejoran la seguridad fronteriza.

La comunidad hispana ha instado a los legisladores durante más de una generación a trabajar juntos y tomar medidas sobre la inmigración. Es hora de finalmente actualizar estas leyes para que tengan sentido en el siglo 21. 

En todas estas prioridades políticas, es importante que los legisladores ofrezcan algo más que la misma retórica de siempre. La comunidad hispana está buscando respuestas concretas.

En los próximos meses y años, presionaremos para lograr soluciones en lugar de eslóganes. Y nos uniremos con los legisladores que realmente escuchan nuestras preocupaciones y ofrecen más que lugares comunes vacíos para hacer el bien en Colorado. 

Este artículo de opinión apareció por primera vez en el Colorado Sun, el 5 de noviembre.