abril 12, 2021

El Entrometido

El Entrometido

El Super Bowl es uno de los espectáculos deportivos más esperados y vistos de los Estados Unidos y del mundo. No solo es esperado por ver quien será el ganador de la final de fútbol americano, sino por la fiesta artística que se presenta cada año y que trata de traer los iconos de la música actual y de todos los tiempos.

Este año le tocó al cantante canadiense The Weeknd. Todo era expectativa con su presentación, pues ya nos tienen acostumbrados a los espectáculos de calidad. Tras los primeros dos tiempos del partido entre los Kansas City Chiefs y los Tampa Bay Buccaneers, que finalmente fueron los campeones, toda la atención se enfocó en las gradas del Raymond James Stadium, de Tampa, Florida.

A ese lugar llegó The Weeknd, vestido con una chaqueta roja de lentejuelas sobre un atuendo en negro. Comenzó la presentación con una mezcla de sus principales éxitos. Para serles sincero siempre me ha gustado la música de Weeknd pero, quizás por los tiempos de pandemia esperaba un espectáculo con mas alegría y colorido, con más entusiasmo con más sorpresas, un espectáculo al estilo de Michael Jackson.

Yo estaba chamaco, pero recuerdo haber quedado boquiabierto de la emoción cuando Jackson bailó y cantó. En esta oportunidad, no fue así. Considero que fue un espectáculo muy sobrio y hasta un poco lúgubre, que mermó todos nuestros deseos de bailar y cantar. Fue un espectáculo más para observar, que para involucrarse con los ritmos. Una tiktokera americana comentó que era el peor espectáculo en la historia.

Ese fue el comentario general. No estoy de acuerdo con ella, pero, si fue una decepción. No puedo decir que fue un espectáculo malo o de poca calidad, sin embargo, careció de emoción. The Weeknd se gastó 7 millones de dólares de su bolsillo en producir este espectáculo tan sonso, no solo dicho por mí, sino en todas las redes sociales.

Se había rumorado que iba a traer como sorpresa al performance a la cantante española Rosalía con quien había producido reciente mente un remix de su éxito “Blindings Lights”. Creo que si hubiese incorporado a Rosalía o hasta su ex amor Selena Gomes otro gallo hubiera cantado.

Pero también tratar de superar a las anteriores cantantes del año pasado, Jennifer López y Shakira era prácticamente cuesta arriba, en mi opinión las latinas estuvieron insuperables, llenas de gracia, alegría, energía, belleza. Como buenas latinas sabían que tenían que hacerlo bien y fueron todo un éxito, mejor imposible.

Felicito a la gente del Super Bowl por el sorteo de las entradas para asistir al espectáculo. Entre los afortunados estuvieron 7.500 enfermeras y otro personal sanitario que ha luchado en primera línea contra la covid-19 y que en agradecimiento recibieron entradas gratuitas. Hasta la próxima.


También te puede interesar:

Bárbara Mori estrena su serie “La Negociadora”

Alejandra Guzmán enseña su lado oscuro

Integrantes de Calibre 50 se muestran como mortales