junio 25, 2022

“Z” de derrota

“Z” de derrota

Jesús Sánchez Meleán

El gimnasta ruso Ivan Kuliak ha sido censurado por la Federación Internacional de Gimnasia (FIG). En una muestra de agresividad y de falta de espíritu deportivo, Kuliak compitió en la Copa del Mundo disputada en Doha con la “Z” que llevan los tanques de su país que han invadido Ucrania.

Kuliak se hizo una “Z” con cinta adhesiva sobre el pecho de su uniforme de competición. En ese lugar debía figurar la bandera rusa. En cumplimiento de las sanciones internacionales al deporte ruso, los gimnastas de ese país debían competir sin sus símbolos nacionales. En un desafío a las normas, este gimnasta de 20 años usó un símbolo de la guerra rusa.

Para Putin y los propagandistas rusos esa “Z” representaría la victoria. Para Kuliak, la “Z” le otorgó una derrota. Subió al podio, pero para recibir la medalla de bronce. Este ruso fue derrotado precisamente por el ucraniano Illia Kovtun. Imaginen cómo pudo haberse sentido Kovtun al ver al derrotado echarle en cara que respalda la agresión y los crímenes que  comenten los rusos en su país.

Kuliak no le dio la mano a Kovtun y quiso evitar la foto conjunta de los medallistas. Solo porque fue obligado se tomó una foto al lado del campeón ucraniano. Lo más grave es que este joven no muestra ningún grado de compasión. Kuliak dice que no se arrepiente de haber portado una “Z” en su uniforme. Tampoco siente pena por haber sido tan descortés con el campeón Kovtun.

Esta dosis de soberbia y arrogancia de Kuliak seguramente se deriva de la campaña propagandística de Putin. Solo por esa vía, es que se entiende que gran parte de la población rusa respalde la locura de Putin. El colmo es que se le diga a la población rusa que los ucranianos se comportan como los “nazi”.

La manera en la cual gran parte de la población rusa de comporta me produce miedo. Han comprado la propaganda y son ahora incapaces de entender la realidad. Ese pueblo es ahora corresponsable de las atrocidades que se están cometiendo contra la población de Ucrania. Lo más triste es que una rebelión de la población rusa le podría fin al reino de Putin de inmediato. Pero eso es mucho pedir.

Por lo pronto, solo espero que el criminal y sanguinario de Putin coseche solo derrotas y que su fin político, al menos, ya esté cantado. Quiero que la “Z” de Putin se pueda cantar como su pronta derrota. 

 

Jesús Sánchez Meleán