Mar. Ene 21st, 2020

Tomando Responsabilidad por las acciones

Por Frank Clavijo

La responsabilidad es una decisión consciente de aceptar las consecuencias de las acciones y es estar dispuesto a rendir cuenta de esas acciones, sin culpar, y sin poner peros. 

Tomar responsabilidad por algo que hizo o un error que cometió, implica hacerse   responsable de lo que pensó, sintió y actuó. Esto involucra el dejar de culpar a alguien u otros por lo que pasó.

Tomar responsabilidad también implica aceptar que tuvo opciones y que se equivocó al actuar así. Por ejemplo, si actuó impulsiva o agresivamente es porque en ese momento decidió no pensar en las opciones y es probable que no le importó las consecuencias.

¿Qué pasa si no toma responsabilidad por sus acciones?

Si no asume responsabilidad de las acciones, esto hará más difícil verse a si mismo/a y hacer los cambios necesarios para mejorar.

Culpar a otras personas por cómo se sintió o reaccionó, es una actitud irresponsable y a la vez una barrera para ver sus propios errores.

¿En que ayuda el tomar responsabilidad por los errores cometidos?

Cuando se ha cometido un error, se genera mucho dolor emocional en si mismo/a. Para evitar este dolor, es normal que algunas personas se dejan llevar por la tendencia a ignorar, ocultar el error, y hasta culpar ya sea uno mismo u otros, pero así nunca se aprende. Los errores tienen mucho que enseñarnos si dejamos que nos enseñe. Para evitar caer en el mismo error, no sólo es necesario reconocer que se equivocó, sino que hay que aprender a resistir el dolor emocional, aprender de los propios errores y aprender que hay qué hacer en adelante para no volver a cometer el mismo error. 

Dejar de culpar el pasado

Algunas veces ya no importa de quien es la culpa cuando algo no salió bien, pero ahora es su responsabilidad hacer lo posible para resolverlo y salir de su propia prisión mental. Por ejemplo, no es su culpa si tuvo una niñez llena de carencias, que creció en una familia disfuncional, o que fue abusado/a en su niñez; pero HOY es su responsabilidad aceptar su pasado, y eso no significa que esté de acuerdo con lo que le pasó. Hoy tiene el inmenso poder de tomar responsabilidad por su vida, superar sus experiencias difíciles y resolverlos para seguir adelante.

¿Qué hay si la culpa es de alguien más?

Cuando cree que es la culpa de alguien más, como por ejemplo a su expareja por su situación actual, de como usted todavía sigue sufriendo; es probable que desees que su expareja sufra, que sea castigado/a de la peor manera, “que pague por lo que supuestamente le ha hecho”; y que es responsabilidad de él/ella reparar el daño, para que entonces usted deje de sufrir, ¡¡pero eso no funciona así!!

Sus emociones, su manera de pensar, sus actitudes, su destino, son de su responsabilidad absoluta. Mientras siga señalando a alguien o siga buscando culpables por su situación actual, seguirás atrapado/a y estancado/a en el hoyo de las víctimas, y cuando está en el lugar de víctima, está atrapado en su propia miseria emocional.

Aceptar responsabilidad de sus actos, no es estar necesariamente de acuerdo con quienes cree que alguna vez le hicieron daño, no es quitarles responsabilidad a otros, ¡¡es simplemente un reconocimiento del poder que usted tiene cuando deja de culpar, y sentir que tiene el inmenso poder para ser feliz por si mismo/a ahora!!

¡Muchas gracias y feliz comienzo de una nueva década!

Facebook
Twitter
Instagram
Follow by Email