agosto 6, 2020

Ser un ser Biosocioespiritual

Ser un ser Biosocioespiritual

Vivir a plenitud

Por María Alejandra Morales

Para entender al hombre es necesario estar bajo el concepto global e integral de un ser Biopsicosocioespiritual.  No podemos visualizar al individuo solamente como un ser biológico, ya que está demostrado cómo el cuerpo se ve influenciado por las emociones. Las emociones están condicionadas por el entorno y por un ingrediente más, el sistema de creencias que poseemos.

Cada día la vida es más agitada, más exigente, por ende, hay que actualizarse y aprender a capitalizar las emociones ante las circunstancias que vivimos, tanto las que puedan agradarnos como las que no. Estos debemos hacer si queremos tener como prioridad vivir en positivo y con bienestar.

Nos vemos expuestos a situaciones negativas provenientes de problemas, personas tóxicas, estrés, ansiedad, entre otras. Y evidentemente éstas no deben ser excusas para cruzarnos de brazos y limitar nuestras posibilidades. Tapar el sol con un dedo es querer hacer un auto sabotaje a nuestros días.

Y ese sabotaje lo hacemos a través de la justificación de lo mal que podemos sentirnos, por no tener éxito o fracasar en nuestros intentos, solo por el simple hecho de fijarnos y colocar nuestra atención solo en los aspectos negativos, y obviar que la vida se da, se brinda con sus altos y bajos. Por ello es necesario usar como herramienta nuestra inteligencia emocional.

Y la inteligencia emocional se convertirá en un factor fundamental para saber evaluar, analizar, reflexionar, aprender y obtener experiencia. Este proceso personal sería en conclusión un paso más al crecimiento personal. Daniel Goleman definió la inteligencia emocional como “la capacidad para reconocer los sentimientos propios y ajenos”.

De esta misma manera, Goleman refiere que las personas poseen las capacidades básicas de descubrir, conocer, y manejar las emociones y sentimientos propios; crear una motivación propia; y gestionar las relaciones personales. Los seres humanos para su bienestar están en la constante búsqueda del equilibrio en sus procesos diarios.

Este equilibrio nos permite vivir la vida que nos merecemos. No es significativo lo experto, mayor, e instruido que seas. Constantemente va a haber una vía para transformarnos y crecer. Las experiencias que se viven te llevan a reprogramarte; reorientarte; y redefinirte en cada una de las áreas de tu vida.

En base a lo anterior, resulta fundamental desarrollar ciertas habilidades

Hablar menos y escuchar más

Al escuchar validamos al otro; le damos su lugar; y aprendemos nuevos conceptos. En la medida que aprendemos a escuchar internalizamos nuevas experiencias que nos llevan a abrir una gama de oportunidades.

Identificar el momento de detenerse

Es necesario detener el paso para analizar, estudiar, identificar y tomar nuevas opciones, mejorando las circunstancias o el contexto actual.

Controlar las emociones

Se trata de aprender a utilizar los acontecimientos para moldear el carácter hacia el beneficio de la estabilidad emocional.

Disfrutar del buen humor

El humor genera una química cerebral de apertura a observar nuestra realidad de manera creativa y constructiva, alejándonos del uso de medicamentos, ya que nuestro cuerpo se encuentra regenerándose creativamente.

Cuando desarrollas estas habilidades cuentas con una visión de vida donde solo tú tienes el poder de escribir tus días según tus necesidades y proyección de lo que deseas.

Instagram: @Marialejan48

Twitter: @Marialem36

morales.maria111@yahoo.com


También te puede interesar:

Las citas médicas virtuales: ¿llegaron para quedarse en Colorado?

Afectados por coronavirus reciben protección laboral

McDonald’s obliga a usar tapabocas