octubre 20, 2021

Nuevo pedazo de tierra enfrenta a israelíes y palestinos

Nuevo pedazo de tierra enfrenta a israelíes y palestinos

EN PROTESTAS| Uno de los cinco heridos en las protestas por el asentamiento en Eviatar. (Foto/ EFE)

ASENTAMIENTO EVIATAR

Sara Gómez Armas

Vestida con su mejor vestido de ganchillo rosa, Shalon celebra su octavo cumpleaños en el barracón convertido en su nuevo hogar familiar, decorado con globos de colores, en el asentamiento ilegal de Eviatar, en Cisjordania ocupada, mientras respira el humo denso y asfixiante de neumáticos ardiendo desde la cercana aldea de Beita, donde sus vecinos palestinos protestan así por su presencia.

El rápido levantamiento de ese asentamiento colono, irregular por la ley israelí, ha provocado una ola de protestas en Beita, con un saldo de cinco manifestantes muertos en menos de un mes, una tensa situación que ha forzado al nuevo Gobierno israelí a negociar la evacuación temporal de los colonos antes del fin de esta semana. “Hemos accedido a irnos solo porque es algo temporal”, dijo Ayelet Schlissel sobre Eviatar, asentamiento sobre el terreno árido.

“Queremos asegurarnos de que en el futuro podremos regresar de manera permanente a esta bonito lugar que hemos construido de la nada”, contó Schlissel. Los colonos afirman que han llegado a un acuerdo verbal con el nuevo Gobierno israelí, liderado por el ultranacionalista religioso y ex líder colono Naftali Benet, para abandonar el lugar hasta que definan el estatus legal de este pedazo de tierra, que es territorio palestino ocupado desde 1967 por Israel.

Tierra estatal

Pero los residentes de Eviatar confían en que, antes o después, Israel se adueñe del terreno, bien declarándolo tierra estatal, por motivos de seguridad o regularizándolo en su actual legislación, en contra de la posición de la comunidad internacional que rechaza las colonias. “Hay un esquema acordado entre las partes, pero no está firmado todavía”, confirmaron fuentes del Gobierno, mientras los colonos continuaban con su rutina habitual.

De hecho, hay una lista de espera de 70 familias para instalarse en Eviatar, adonde llegaron de forma espontánea más de 1.500 personas el pasado shabbat -el sábado festivo para los judíos- para celebrar la conquista del lugar, convertido en nuevo símbolo del movimiento colono. “Fue muy emocionante”, recuerda Ayelet. Se instalaron en mayo en esas tierras que históricamente han pertenecido a las aldeas palestinas de Beita, Kablan y Yitma -cerca de la ciudad de Nablus.


También te puede interesar:

Benet, nuevo primer ministro de Israel

El papa incluye pederastia en Código de Derecho Canónico

Continúan los bombardeos en Israel y Gaza