julio 25, 2021

Benet, nuevo primer ministro de Israel

Benet, nuevo primer ministro de Israel

NUEVO PRIMER MINISTRO| Naftali Benet tiene 49 años. (Foto/EFE)

ELECTO POR UNA COALICIÓN DE PARTIDOS

Joan Mas Autonell

El ultranacionalismo religioso, un discurso de mano dura contra los palestinos, la defensa de la anexión israelí de Cisjordania ocupada o el neoliberalismo económico marcan la carrera de Naftali Benet, el nuevo primer ministro de Israel. Ese nuevo gobierno puso fin al de  Benjamín Netanyahu que se extendió por 12 años.

Tras un complejo pacto sin precedentes históricos entre ocho partidos de casi todo el espectro político, Benet -líder del ultranacionalista Yamina- fue ratificado como jefe del Ejecutivo. La votación en el  Parlamento validó la creación definitiva de un nuevo Gabinete que se basará en la rotación en su jefatura.

Benet ocupará el cargo en la primera mitad de la legislatura, por dos años, hasta ser reemplazado en 2023 por el centrista Yair Lapid. Nacido en la urbe de Haifa en 1972 en una familia judía emigrada de EEUU, el flamante primer ministro fue socio cercano de Netanyahu, ocupó carteras como Defensa o Educación en Ejecutivos anteriores.

De radical a pragmático

El nuevo primer ministro formó parte de las coaliciones que mantuvieron en el poder al jefe de Gobierno saliente. Con la cabeza coronada con una kipá, solideo judío, Benet es un religioso de línea moderada, militar en la reserva y un exempresario multimillonario de perfil ideológico más derechista que Netanyahu.

Benet ha ido virando hacia posiciones más pragmáticas para acabar con el bloqueo político de Israel y llegar al cargo de primer ministro. Su partido, Yamina, obtuvo 7 escaños en los comicios de marzo, y pese a ser una cifra baja en una Cámara de 120 con otras fuerzas con representación similar o mayor, se erigió en actor clave.

Busca la conciliación

El partido de Benet tenia la capacidad de inclinar la balanza tanto hacia Netanyahu como hacia el denominado “bloque del cambio”, por el que finalmente se decantó. Liderará un Ejecutivo de gran diversidad ideológica, incluso antitética, integrado por grupos que van desde la izquierda hasta la extrema derecha, incluyendo a un partido árabe islamista.

“Para que el Ejecutivo tenga éxito, necesitamos que todos los socios actúen con contención”, aseguró Benet ya hace semanas, en un tono conciliador que mantuvo en su discurso en el Parlamento, donde llamó a la unidad tras años de polarización con Netanyahu. Aún así remarcó que su Ejecutivo “no entregará territorios”, en Cisjordania y Jerusalén.


También te puede interesar:

El papa incluye pederastia en Código de Derecho Canónico

Continúan los bombardeos en Israel y Gaza

Continúan los bombardeos en Israel y Gaza