febrero 4, 2023

Grave indecisión

Grave indecisión

Jesús Sánchez Meleán

Los integrantes de la Junta Directiva del Denver Public Schools (DPS) decidieron a mediados de noviembre el no cerrar ninguna de las escuelas del distrito escolar. Alex Marrero, Superintendente del DPS propuso ante el directorio el tomar acción frente al decrecimiento sostenido en el número de estudiantes registrados en las escuelas del distrito.

La propuesta de Marrero no fue improvisada. A su llegada al DPS a mediados del 2021, Marrero recibió un reporte de la anterior administración sobre la reestructuración de la institución. El funcionario puso un alto en esa propuesta y procedió a crear un comité para evaluar el tema y producir un nuevo reporte.

Ese nuevo reporte fue concluido en el primer trimestre del 2022. Luego de ajustes, Marrero creó una propuesta que en pocas palabras obliga a reducir el número de escuelas del distrito. En el corto y el mediano plazo, va a mantenerse el decrecimiento en el número de alumnos y por lo tanto el crecimiento exponencial en el déficit presupuestario del distrito.

La bancarrota del DPS no estaría descartada si es que la directiva se sigue negando a tomar medidas urgentes. Estos directivos son en primera instancia unos indecisos. Ellos conocen mejor que nadie la realidad del distrito y tienen la obligación de actuar antes que la situación se agrave.

Ese calificativo, sin embargo, me parece muy suave. Creo que en su falta de decisión existe una gran dosis de irresponsabilidad. Todo indica que el no querer asumir las consecuencias a corto plazo del cierre de escuelas tiene una connotación política. Ellos no quieren dejar de ser populares. Pero, fueron electos para tomar decisiones y no para practicar el proselitismo.

Puede que me equivoque al llamarlos indecisos e irresponsables. Es posible que esos directivos sean unos magos. Puede que ellos ya tengan la fórmula para revertir el déficit creciente que se acumula día a día en el DPS. Los invito por esta vía a que compartan con el público la fórmula que han creado para hacer crecer el dinero como si fuese el fruto de los árboles.

No sean egoístas.

Jesús Sánchez Meleán

También te puede interesar:

Fortaleciendo la industria y el compromiso

Calurosa bienvenida

La zanahoria y el garrote