febrero 27, 2024

Firma Invitada – “Bidenomics” está fallando a los latinos de Colorado

Bidenomics is Failing Colorado Latinos “Bidenomics” está fallando a los latinos de Colorado

Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por nuestros columnistas invitados no reflejan las opiniones, creencias y puntos de vista de esta publicación.

Impulsando la libertad y el progreso

Por Ángel Merlos

Director de Estrategia del Instituto Libre-Colorado

Click here to read the English version


Recientemente, cuando Fitch Ratings rebajó la calificación crediticia del gobierno de EE. UU. la Casa Blanca desestimó este hecho. En lugar de ofrecer soluciones, la administración federal optó por jugar al juego de la culpa. La bidenomía, nos aseguraron, está ayudando a todos los estadounidenses. La “confianza erosionada en la gestión fiscal” citada por Fitch al reducir su calificación para la deuda estadounidense ciertamente no es del todo culpa de la administración actual. Ha estado ocurriendo durante décadas.

TABOR a model for relationship between government and governed TABOR, modelo de relación entre gobierno y gobernados

Pero la tendencia se ha acelerado bajo la administración de Biden, cuando hemos visto que el gasto y la deuda se han disparado. Las razones son claras. Las políticas de arriba hacia abajo de Bidenomics (capitalismo de compinches, impuestos más altos, regulaciones onerosas y gastos imprudentes) han resultado en una economía débil y un costo de vida más alto para todos los estadounidenses. Los impactos de estas acciones están siendo sentidos y está perjudicando especialmente a la comunidad latina.

Para enderezar este barco, necesitamos que los legisladores rechacen la Bidenomía y, en cambio, den prioridad a las políticas económicas que empoderen a las personas y a los creadores de empleos para hacer crecer la economía, expandiendo la prosperidad para todos. La crisis económica actual es el resultado de la creencia errónea de demasiados políticos de que Washington es la fuente de la prosperidad de Estados Unidos.

El presidente y sus aliados en el Congreso saben que algo anda mal, pero su única solución es más de las mismas políticas gubernamentales fallidas que nos metieron en este lío en primer lugar. Necesitamos legisladores que rechacen el statu quo y se alejen de la política económica de arriba hacia abajo. Necesitamos revitalizar el verdadero motor del éxito de Estados Unidos: el poder innovador del pueblo estadounidense.

Podemos hacer realidad el Sueño Americano para millones de personas mediante la promulgación de políticas que aseguren políticas fiscales y regulatorias responsables que reduzcan la inflación y promuevan el crecimiento, respalden una fuerza laboral flexible y proporcionen energía abundante y asequible. Aquí hay un ejemplo.

La Cámara de Representantes de los EE. UU. aprobó un proyecto de ley a principios de este año, la Ley de Costos de Energía más Bajos, que es particularmente importante para los habitantes de Colorado, incluidos los latinos, que tienen dificultades para pagar sus facturas de energía que se disparan. Al reducir los trámites burocráticos y garantizar el acceso a los recursos, la medida aumentaría la producción y reduciría los costos de energía.

También aumentaría la cantidad de empleos bien remunerados en Colorado, lo que ayudaría a hacer crecer la economía del estado y facilitaría la prosperidad de las familias hispanas. De particular interés para nuestro estado, donde el gobierno federal posee más de un tercio de la tierra, el proyecto de ley también pondría límites a la autoridad del presidente para usar la tierra federal como un balón de fútbol político al prohibir el desarrollo energético.

Pero la Casa Blanca se opone a la Ley de Menores Costos de Energía y el Senado no la considerará. Es desafortunado que los legisladores prefieran ganar puntos políticos que priorizar el trabajo para el pueblo estadounidense. El resultado de tal inacción es que el sueño americano se les está escapando a muchos. La buena noticia es que nunca es demasiado tarde para hacer lo correcto.

En lugar de complacer a los electores favorecidos, los legisladores podrían trabajar juntos para promulgar políticas que empoderen a las personas y a los creadores de empleos para hacer crecer la economía y expandir la prosperidad para todos. Lo único que falta es voluntad política.

Para ejerce presión sobre nuestros representantes electos, debemos enviar un fuerte mensaje a Washington de que es hora de ponerse a trabajar para todos los estadounidenses en lugar de unos pocos elegidos. Debemos pedirles que terminen con el bienestar corporativo y con el gasto imprudente, para revertir las políticas que nos han dejado con más deuda y más inflación.

Estamos experimentando un desafío económico único en una generación: inflación, deuda, salarios estancados, crecimiento lento. No resolveremos estos problemas empoderando aún más a los políticos en Washington. La solución radica en empoderar a todos los estadounidenses para que alcancen su potencial fomentando la innovación y recompensando el trabajo duro.


También te puede interesar:

Firma Invitada – ¿Podrá Biden eliminar el “muro flotante” de Abbott?

Firma Invitada – ¿Se terminó el Sueño Americano?

Firma Invitada – Caraveo falló al no reducir factura de electricidad de Colorado