abril 12, 2021

En franca recuperación

En franca recuperación

Jesús Sánchez Meleán

Los recientes reportes del alto gobierno mexicano aseguran que el presidente Andrés Manuel López Obrador sigue en franca recuperación. Uno de los espadachines del presidente, Hugo López-Gatell expresó que AMLO se encuentra “prácticamente asintomático y ha evolucionado muy bien”. “Además está sumamente activo. Hoy tuve nuevamente el privilegio de hablar con él. Está dando un seguimiento muy estrecho a todo este tema de la adquisición de vacunas, que se concreten los contratos”, declaró.

López Obrador no es el primer presidente que se enferma con el covid. Le pasó lo mismo a Boris Johnson, primer ministro británico, y a Emmanuel Macron, presidente de Francia. La diferencia es estos dos son más chavitos que AMLO. Johnson tiene 56 años y Macron llega apenas a los 43 años. A estos dos no se les conoce enfermedad pre-existente. El presidente mexicano en cambio tiene 67 años y es hipertenso. Como sobreviviente de un ataque al corazón, este presidente es un paciente de alto riesgo para el covid.

Dado el cuadro clínico del presidente, las noticias que da López-Gatell son muy buenas. Todo parece indicar que AMLO será un sobreviviente exitoso del covid tal como lo fueron Donald Trump y Jair Bolsonaro. Esa recuperación de los tres mandatarios los reivindica, a medias. Ellos tres se encargaron de desacreditar los efectos del virus por ese motivo los tres solo usaron tapabocas a regañadientes. Cada uno de ellos predijo el fin de la epidemia en un momento pero solo vieron como la crisis se acrecentó. Y luego ellos tres se contagiaron.

Los resultados para los tres no pueden ser peores. Sus tres países tiene el mayor número de defunciones por covid en el mundo. Estado Unidos con 439.698; Brasil con 221.676; y México con 155.145. Incluso, las cifra de muertes por covid en México se deben revisar. Según, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) hay que sumar unas 33.641 personas al número de fallecido por covid. El INEGI asegura que entre Enero y Agosto del 2020, hubo en México 108.658, y no 75.017, actas de defunción con covid como causa de muerte.

Los casos de contagio en México siguen en crecimiento y ya superan el millón ochocientos mil casos. Tras las fiestas de Navidad y Año Nuevo, el país ya ha superado con creces su anterior pico de julio. Por ocho semanas se han superado el récord diarios de contagios y de decesos. En Oaxaca, han muerto 14 alcaldes municipales. La pandemia desatada ha desbordado los hospitales de la capital del país. El gobierno intenta combatir el virus con un plan de vacunación que avanza a paso lento y por eso ha autorizado que los privados adquieran vacunas.

Según los expertos, esta crisis se ha acrecentado debido a las condiciones pre-existentes del sistema de salud. También se asegura que el haber retrasado el cierre de la economía pudo contribuir a la propagación del virus. Las actitudes de la población se ha convertido en otro factor que causa la propagación de la enfermedad. En muchos estados se han dado a conocer casos de concentraciones masivas en las cuales no se ha respetado la distancia social.

Y no se puede minimizar el impacto negativo que ha tenido la propia actitud del presidente. AMLO dijo que él combatía el virus con su honestidad. El presidente dice tener un caparazón, su integridad moral, y esta repele al peligroso virus. Tiene el presidente otra “detente”. Se trata de estampitas religiosas. AMLO llegó a mostrar más de una vez escapularios con la oración “Detente enemigo, el corazón de Jesús está conmigo”. Se trata de la practica católica de llevar la imagen del Sagrado Corazón de Jesús bajo la forma de un escapulario.

Para contrarrestar al covid hace falta algo más que las estampitas. O incluso, yo me atrevo a asegura que en algún momento de distracción, AMLO ha debido confundir su escapulario con algunas de las tarjetas de la lotería mexicana. Lo más seguro es que se puso a jugar la lotería y no se dio cuenta que se llevó a su bolsillo a El Camarón, a El Trompo y al Catrín. Él pensaba que seguía teniendo entre sus dedos el escapulario. Esta confusión es lo único que explica su contagio.

AMLO va en franca recuperación, sin duda. Pero, queda claro que la crisis por el covid se agudiza en el país que él dirige. Esto es lamentable. 

Jesús Sánchez Meleán

También te puede interesar:

Pieza de museo

Carta a San Nicolás

Santa responde