agosto 14, 2022

Una prueba de realidad para México

Morgan Smith

Morgan-smith@comcast.net

La Cumbre de las Américas organizada por el presidente Joe Biden en Los Ángeles terminó con poca fanfarria y sin haber conseguido ningún compromiso real para el trabajo conjunto de ambos países. Pero, creo que fue una prueba de fuego valiosa en términos de nuestras relaciones con México. Esa fue prueba que México desaprovechó grandemente.

El domingo 12 de junio, el ministro de defensa de China, Wei Fenghe, dejó en claro que China entraría en guerra y hasta invadiría si Taiwán continúa presionando por su independencia. ¿Qué tiene que ver esto con México? Considere todas las empresas estadounidenses que han invertido mucho en China y cómo deben estar atemorizadas por esta amenaza.

Obviamente, están pensando ¿a dónde trasladarán sus negocios para encontrar costos laborales más bajos que en los EE. UU.? ¿dónde encontrarán estabilidad? La respuesta clara es México. En primer lugar, porque está geográficamente cerca. No solo hay costos de envío muy reducidos, sino que será mucho más fácil visitar una inversión en México que en China.

Tenemos mucho más en común culturalmente con México que con China. Hay menos barrera del idioma. Muchos más estadounidenses hablan español que chino. México ya cuenta con importantes inversiones estadounidenses, algunas de ellas muy sofisticadas, como en la industria automotriz.

Otra industria común es la del petróleo y el gas y tenemos tecnología que podría mejorar sustancialmente la producción en México. La economía de México está en apuros y le vendría bien una afluencia de inversiones estadounidenses. Sí, hay una industria de maquila en la frontera con varias plantas de ensamblaje, pero la paga es mala.

El salario mínimo de México es de aproximadamente $9 por día en la mayor parte del país y $13 en las zonas fronterizas. En comparación, el salario mínimo en Denver es de $15,87. Este salario mínimo aún está por debajo de lo que llamaríamos un “salario digno”, pero dramáticamente más alto que el de México.

Con salarios tan bajos a lo largo de la frontera, ¿es de extrañar que tantos jóvenes se unan a los cárteles de la droga? Lo sorprendente, por lo tanto, es por qué el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), se negó a ir a la cumbre de Los Ángeles. AMLO perdió la oportunidad de reconstruir su relación con Joe Biden.

El presidente mexicano pudo haber mostrado su interés en asociarse con EE. UU. y crear un ambiente de trabajo atractivo para las empresas estadounidenses que buscan salir de China. Hace muchos años, fui director de la Oficina de Comercio Internacional de Colorado y trabajé para atraer inversiones japonesas a Colorado.

Los ejecutivos japoneses siempre quisieron saber cuál era la actitud hacia la inversión extranjera de nuestros líderes políticos. Querían saber si eran bienvenidos. Lo mismo será cierto para aquellos que buscan invertir en México. Los comentarios y las acciones del líder político de un país siempre son importantes para los inversores potenciales.

Según Wikipedia, la tasa de homicidios en México fue de 28,4 por cada 100.000 ciudadanos por año en 2020 frente a solo 6,3 en EE. UU. La tasa de homicidios ha ido en aumento año tras año desde la elección de AMLO en 2018 a pesar de su promesa de disuadir el crimen dando trabajo a los jóvenes como alternativa a unirse a los cárteles de la droga.

Entonces, ¿por qué no se concentraría en atraer el tipo de empresas estadounidenses que podrían dar buenos empleos a sus jóvenes? Los Ángeles fue otra oportunidad perdida.