junio 25, 2022

Españoles sufren costos de invasión rusa a Ucrania

Spaniards suffer costs of Russian invasion of Ukraine Españoles sufren costos de invasión rusa a Ucrania

REFUGIADOS| Viktor, Natalia y Kateryna, familia ucraniana que escapó de Kiev dos semanas después del inicio de los bombardeos. (Fotos/Morgan Smith)

SON SOLIDARIOS CON LOS UCRANIANOS

Morgan Smith / Morgan-smith@comcast.net

Click here to read the English version

“Putin, mal, mal, mal”, me grita María en el pequeño pueblo de Guadix, España, a unas 40 millas al este de Granada. Esta mujer salió de su casa cuando me vio tomando una fotografía a una pared con un escrito condenando a Vladimir Putin. Vimos esta ira contra Putin durante nuestro viaje de dos semanas por España. Un taxista en Madrid llamó asesino a Putin. Otro lo calificó como “hijo de puta”.

Como nos dice Pilar, la gerente del Hotel Mezquita de Córdoba, esta rabia contra Putin tiene un costo mucho mayor que el que tiene para nosotros en los Estados Unidos. España, como el resto de Europa, depende de Rusia para el gas y el petróleo. Mientras, Ucrania es un importante proveedor de cereales para Europa. La guerra ha elevado los costos de la energía, los cereales, y de todo tipo de productos.

En Cabra, al sur de Córdoba, un gitano llamado Evaristo, nos dice que ha estado vendiendo caballos a Ucrania por años. Ahora su negocio está esencialmente cerrado al no conseguir clientes que sustituyan la demanda de los ucranianos. El hallazgo más importe tuvo lugar en Madrid en el Hotel Sleep’N Atocha. Cuando llegamos a nuestra habitación, vemos en la puerta un mensaje colgante que dice “Yo ayudo a Ucrania”.

Encuentro con refugiados ucranianos

El joven gerente del hotel, Gorka Rosell, me dice “tenemos viviendas cercanas que estamos proporcionando a los refugiados de Ucrania”. Esa noche Rosel me presenta a Viktor Serbulov, su esposa, Natalia y su hija, Kateryna. Viktor es director ejecutivo del YMCA en Ucrania. Él ha viajado mucho y conoce a la gente de la YMCA en todas partes, incluido Colorado. Es amigo de Chris Coker, en Boulder, quien es el director ejecutivo del YMCVA del norte de Colorado.

 

Viktor y su familia vivían en Kiev y una madrugada se despertó al darse cuenta que los rusos  estaban bombardeando Kiev. Después de una semana, Viktor y su familia concluyeron que tenían que irse y condujeron varios miles de millas hasta Barcelona y luego llegaron a Madrid. El hermano mayor de Natalia se negó a irse, y están en contacto constante con él, pero temen mucho por su bienestar.

EN GUADIX| María muestra su enojo por la invasión criminal de Putin en Ucrania.

Españoles sufren costos de invasión rusa a Ucrania

¿Cuál será su destino?

Están profundamente agradecidos por el apoyo que han recibido en España, pero ¿Qué sigue para ellos? Hablan de venir a los EE. UU para trabajar con el YMCA en Detroit, Chicago y Colorado. Desde EEUU, ellos podrían hacer una contribución invaluable debido a que podrían recaudar dinero para Ucrania. También hablan de volver a Ucrania, pero desconocen si su hogar sigue en pie y si podrán encontrar en que ganarse la vida.

 En cierto modo, perciben que la guerra era inevitable. Pero también mencionan que tenían muchos amigos rusos. Ellos consideran que esta no es una guerra de los rusos, es la guerra Putin. Viktor y su familia siguen en el Hotel Sleep’N Atocha, que está agregando 5 euros a la factura de cada huésped para crear un fondo para los ucranianos. Los españoles están dando un ejemplo de cariño y sacrificio.


También te puede interesar:

El futuro de Putin ya no depende de sí mismo

Pelosi, Crow y comitiva del Congreso que visitaron a Zelensky

Alemania abandonará carbón y petróleo ruso