enero 21, 2022

Citigroup cierra operaciones en México

Citigroup cierra operaciones en México


PIE DE FOTONUEVA ESTRATEGIA| El Citigroup es uno de los principals grupos bancarios de EEUU. (Foto/EFE)

DEUTSCHE BANK Y JP MORGAN SE RETIRARON EN JULIO 2022

Redacción El Comercio de Colorado

El grupo bancario Citigroup cierra sus operaciones de banca minorista y de pequeñas y medianas empresas en México. El grupo bancario seguirá operando en el país a través de un banco con licencia local. Citigroup aclaró que este movimiento es “parte de su renovación estratégica” emprendida en otras regiones como Asia y Europa “para enfocarse en centros de riqueza a nivel mundial, así como en pagos y préstamos y una presencia minorista específica en los Estados Unidos”.

La directora ejecutiva, Jane Fraser, aclaró que esto no significa la desvinculación con México. Según Fraser, el país “seguirá siendo un importante receptor de inversiones y flujos comerciales en los próximos años”, y descartó razones políticas porque “confiamos en la trayectoria del país”, dijo. La compañía ofrecerá detalles sobre el cierre de sus operaciones en México en el informe de ganancias del cuarto trimestre de 2021, que se hará público el 14 de enero de 2022.

El comunicado aclara que esa operación de salida podría incluir una venta o una alternativa de mercado público. Esa fórmula será determinada prontamente y su escogencia busca maximizar el valor para los accionistas, fortaleciendo sus negocios. La entrada en vigor de la decisión de Citigroup depende de aprobaciones de organismos de supervisión tanto en Estados Unidos como en México.

Obtuvieron ganancias

En los primeros tres trimestres de 2021, el negocio que dejará Citigroup generó aproximadamente 3.500 millones de dólares en ingresos. Ese negocio produjo unos 1.200 millones en ganancias antes de impuestos, 44.000 millones en activos y 4.000 millones en TCE asignado promedio. Hace solo cinco meses, la directora ejecutiva de Citigroup se reunió con el presidente López Obrador. En aquel momento Fraser dijo que confiaba en la estabilidad de México que representaba su segundo mercado.

Incertidumbre

Valeria Moy, directora general del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), explicó que el movimiento es “consistente” con la estrategia del conglomerado, aunque generó un aire de incertidumbre. “Era una idea que ya se venía barajando, la pregunta que muchos se hacen es por qué ahora. La decisión genera un mensaje de desconfianza aunque esa no sea la intención de la empresa”, dijo.

El anuncio no sorprendió al Gobierno ni a la Asociación de Bancos de México (ABM), que coincidieron en un mensaje de tranquilidad para los mercados. Felipe Carvallo, vicepresidente sénior de crédito de Moody’s, señaló que la salida es “negativa para efectos crediticios de Citibanamex porque reduce importantemente las operaciones y diversificación de utilidades del banco y limita su capacidad de fondeo de bajo costo”.

Mensaje de tranquilidad

La Administración de López Obrador ya había sido avisada por Citigroup tiempo atrás, según confirmó el Gobierno. “La economía en el país va bien, en plena recuperación. Simple y sencillamente es el ejercicio de un derecho que tiene un grupo de inversionistas, en este caso de replantear sus actividades en el país, su inversión”, aseguró Adán Augusto López, secretario de Gobernación.

Sin embargo, el movimiento provocó un pequeño sismo y los analistas comenzaron a especular sobre el futuro del grupo, el tercero en tamaño en México y con un enorme abanico de sucursales y cajeros automáticos. Otra de las interrogantes que arroja el movimiento de ficha del gigante estadounidense es quién podrá comprar. Ricardo Salinas Pliego, dueño del Banco Azteca y cercano al presidente López Obrador, ya ha levantado la mano.

Desconfianza en las inversiones

El alemán Deutsche Bank y la también estadounidense JP Morgan realizaron un movimiento similar en México el pasado julio. El panorama de la inversión en el país no es halagüeño, en especial después de que en 2021 se registrara una fuga de capitales por 12.624 millones de dólares en instrumentos gubernamentales, la mayor desde que hay registros, según cifras del Banco de México divulgadas por Banco Base.