agosto 14, 2022

Siguen las balaceras

Siguen las balaceras

UVALDE, TEXAS| La gente sigue rindiendo homenaje a las víctimas en el monumento conmemorativo de la plaza de la ciudad tras el tiroteo en la Escuela Primaria Robb. (Foto/EFE)

ACUSADO DE TERRORISMO PRESUNTO ASESINO DE BÚFALO

Redacción El Comercio de Colorado

Click here to read the English version

Al menos cinco personas fallecieron y varias resultaron heridas en el tiroteo ocurrido en un hospital de la ciudad de Tulsa, Oklahoma. El agresor perdió su vida, informó la Policía local. “Tenemos cuatro civiles que están muertos y tenemos un tirador que está muerto”, dijo el vicedirector de la policía de Tulsa, Eric Dalgleish. Dalgleish especificó que las primeras investigaciones apuntan a que el agresor se disparó a sí mismo y no adelantaron detalles sobre los motivos que tuvo el agresor.

Este tiroteo tiene lugar mientras el país continúa reponiéndose de la masacre ocurrida el pasado 24 de mayo, cuando 19 niños y dos profesoras fueron asesinados por disparos de un joven de 18 años en una escuela de Uvalde, Texas. En ese suceso el agresor fue abatido después por la policía. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, prometió que se reunirá con miembros del Congreso para tratar la cuestión del control de las armas de fuego, después de lo ocurrido en Uvalde.

Una década de inacción

“Este es un punto de inflexión para la humanidad en Estados Unidos. Ya no hay espacio para las excusas”, dijo Jackson Lee, presidenta del subcomité sobre crimen, terrorismo y seguridad nacional en la Cámara Baja. “Tenemos 400 millones de armas, el 45 por ciento de las armas que hay en el mundo. Si vamos a seguir siendo el líder del mundo libre, ¿cómo podemos negar una vida a un alumno de cuarto grado?”, reflexionó, en referencia a los niños de entre 9 y 11 años asesinados en Uvalde.

La de Uvalde fue la peor masacre en una escuela del país desde la registrada en diciembre de 2012 en la escuela Sandy Hook de Newtown, Connecticut, donde fueron asesinados a tiros 20 niños y seis mujeres. Los padres de esos niños, de edades comprendidas entre los 6 y 7 años, suplicaron entonces al Congreso que reforzara el control de armas, pero ni siquiera se aprobó una medida que apoyan el 90 por ciento de los estadounidenses: un sistema de verificación de antecedentes.

Siguen las balaceras

No hay excusas

Tampoco ocurrió nada después de que los supervivientes de la matanza de 2018 en Parkland, Florida, donde murieron 14 adolescentes y tres adultos, se movilizaran para crear la organización “March for our lives” (“Marcha por nuestras vidas”). Tras cada una de esas tragedias, los demócratas han confiado en que el horror y la pérdida fueran tan dolorosos que rompieran por fin el muro erigido por grupos de presión como la Asociación Nacional del Rifle (NRA), que financia campañas republicanos.

Aunque la experiencia de la última década deja poco espacio para el optimismo, Lee y otros miembros del partido demócrata aseguran que han visto un poco más de voluntad esta vez en la oposición republicana para hacer algo, aunque se trate de medidas muy limitadas. “El mundo está observando a Estados Unidos”, recalcó Lee. La legisladora de 72 años opinó que a veces “Dios concede tiempo” para reflexionar sobre las cosas, pero que ha llegado un momento en el que “ya no hay espacio para las excusas”.

Acusado de terrorista

Mientras, un Un gran jurado en Nueva York acusó de 25 cargos a Payton Gendron, un joven blanco de 18 años, por un tiroteo en un supermercado la ciudad de Búfalo. Ese tiroteo dejó diez personas muertas y tres heridos, en su mayoría negros, el pasado 14 de mayo. Los 25 cargos incluyen terrorismo a escala nacional y diez cargos de asesinato en primer grado motivado por el odio, así como diez cargos por asesinato en segundo grado, tres de intento de asesinato como crimen de odio y otro por posesión de un rifle de asalto para la matanza.

Fin de semana sangriento

El primer fin de semana de junio 2022 fue especialmente sangriento en Estados Unidos. Entre el sábado 4 de junio y el domingo 5 de junio se registraron 11 nuevos incidentes que cobraron la vida de al menos 16 personas dejando a  61 heridos. Los más graves han sucedido en Chattanooga, Tennessee, y en Filadelfia, Pensilvania. 

Sin embargo, ninguno de esos incidentes fue considerado una masacre. Para que un tiroteo sea considerado masivo tiene que alcanzar a un mínimo de cuatro personas, sin incluir al atacante. Esas víctimas no deben ser miembros de la misma familia. También se tiene en cuenta que se produzca en un lugar público. 

 


También te puede interesar:

Solicitan autorización para vacunas de menores de 5 años

Apelan sentencia que anuló máscaras en transporte público

Reconocimiento facial