febrero 4, 2023

Firma Invitada – Romper el círculo vicioso en Juárez

Breaking the vicious circle in Juárez Romper el círculo vicioso en Juárez

Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por nuestros columnistas invitados no reflejan las opiniones, creencias y puntos de vista de esta publicación.

(Foto/Morgan Smith)

Morgan Smith

Click here to read the English version

Era el 29 de abril de 2022 y estaba en el manicomio Visión en Acción en Juárez con mi nieto Chet, de diecisiete años. Ese día, voluntarios que venían de El Paso liderados por Art Moreno hacían su visita mensual al centro para preparar perros calientes y acompañarlos con refrescos y papas fritas. Esta comida se compartiría con aproximadamente 120 pacientes. Esta fiesta mensual es siempre un merecido descanso y motivo de gran entusiasmo.

Chet estaba teniendo problemas en la escuela, así que lo traje a Juárez para que pudiera observar cómo son las vidas realmente difíciles. Inmediatamente intervino y ayudó a servir los perros calientes. Entonces lo noté hablando con una mujer joven y atractiva.  Esa joven llamada Erika Acosta, tenía diecisiete años y había estado aquí varias veces por temas de drogas. Superaba la dependencia de la droga y regresaba con su familia en Juárez. Pero, al poco tiempo recaía y debía volver al centro.

Romper el círculo vicioso en Juárez

Su inglés era excelente y se ofreció a enseñarle español a Chet. Estaba asombrado por toda la experiencia. Poco después le pedí a amigos en Juárez que me ayudaran a encontrar algún tipo de programa de seguimiento para pacientes como Erika ¿Alguna forma de hacer un seguimiento a los pacientes para evitar que recaigan después de que sean dados de alta? No hay ningún programa disponible en toda la ciudad.

 Ví a Erika dos veces más. El 28 de octubre estaba en una celda porque se ha estado portando mal. Había otras dos mujeres jóvenes allí: Gabriela y Daniella. ¿Qué va a pasar con ellos cuando regresen a casa y luego recaigan? Parecía un ciclo difícil de romper. Entonces me llega una noticia que nunca me hubiese gustado escuchar.  El lunes 21 de noviembre Erika es encontrada muerta. Esta joven había sido estrangulada.

Mientras tanto, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, organiza una manifestación en apoyo a él. El domingo 27 de noviembre unos 1.2 millones de mexicanos marcharon para contrarrestar las grandes manifestaciones en su contra dos semanas antes debido a su propuesta de tomar más control del sistema electoral. A pesar de la alta criminalidad y una economía débil, su aprobación es de alrededor del 60 por ciento. Esto lo comparo con el 41 por ciento del presidente Biden.

Sin embargo, cuando pienso en sus primeros cuatro años en el cargo, pienso en Erika y en nuestra total incapacidad para encontrar servicios básicos de salud mental para ella. Pienso en el lado oeste de Juárez donde nunca he visto a un trabajador de salud del gobierno. Donde no hay clínicas; no hay servicios de salud. Pienso en Visión en Acción que no recibe apoyo del gobierno a pesar de que es la instalación para enfermos mentales más grande de Juárez, una ciudad de 1.2 millones de personas.

La respuesta, al menos a corto plazo, es la misma que motiva a las muchas organizaciones humanitarias que trabajan en la frontera. Hazlo tú mismo. No se queje solo porque algún líder político no ha cumplido sus promesas de campaña. En este caso, estamos armando una propuesta para ampliar la asistencia médica disponible en Visión en Acción y pronostico que encontraremos apoyos como los tenemos para otros proyectos.

Romper el círculo vicioso en Juárez

¿Llegará a tiempo es ayuda para jóvenes como Gabriela y Daniella? Por favor, póngase en contacto conmigo si desea ayudar.

Morgan-smith@comcast.net


También te puede interesar:

El 17 de enero abre registro del preescolar gratuito en Colorado

Removido director del Cereso No. 3

Polis pide permisos de trabajo para migrantes en Denver