noviembre 26, 2022

Firma Invitada – Honrando a quién me salvó la vida

Honrando a quién me salvó la vida

Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por nuestros columnistas invitados no reflejan las opiniones, creencias y puntos de vista de esta publicación.

Guadalupe (Lupe) Kerr

Receptora de trasplante de riñón

Mi nuevo riñón me ha dado una segunda oportunidad para disfrutar la vida. Por lo tanto, este mes, en reconocimiento del Mes Nacional de Done Vida y en agradecimiento a mi donante, invito a todos los residentes hispanos a decir Sí a la donación de órganos, ojos y tejidos y a dar esperanza a otros pacientes como yo. En nuestra región hay alrededor de 1,500 personas esperando un trasplante que salve su vida.

Yo sabía que tenía una enfermedad renal hereditaria; pero en gran parte estaba latente. Después de venir a los Estados Unidos en el 2010, me hice un examen físico de rutina y descubrí que tenía una infección renal, lo que después conllevó a necesitar un trasplante. Después de estar en la lista de espera para recibir un trasplante, mis amigos y familiares comenzaron a hacerse pruebas para ver si podían donar en vida.

Mi hermana era compatible. En noviembre, en medio de la pandemia, mi hermana viajó desde Perú para ser mi donante. Estoy muy agradecida porque mi hermana pudo ser mi donante, pero sé que no todos son tan afortunados como yo. Quiero asegurarme que la comunidad hispana esté al tanto de la importancia de la donación de órganos, ojos y tejidos. Quizá no todos pueden ser donantes en vida, como mi hermana.

Pero cualquiera persona puede registrarse para ser un donante de órganos, ojos y tejidos al fallecer. Un gran número de personas en la lista actual de espera pertenecen a comunidades de color debido a una mayor incidencia de enfermedades, como la diabetes y la hipertensión, que conducen a la insuficiencia orgánica terminal.

Aunque los órganos y tejidos donados no necesitan ser trasplantados entre receptores de la misma etnia, los trasplantes de órganos realizados entre personas del mismo grupo étnico, por ejemplo, de un hispano a otro hispano, pueden ser más compatibles. Por eso es tan importante que más personas de color, incluidos los hispanos y latinos, nos registremos como donantes.

También es importante que los inmigrantes latinos de nuestra comunidad sepan que todas las personas de color tienen acceso equitativo a los órganos disponibles para trasplantes, independientemente de su estatus migratorio. Cualquier persona puede ser considerada para recibir un trasplante de órgano.

El Mes Nacional Done Vida honra a las personas que han sido donantes, celebra la vida de los receptores de trasplantes y busca inspirar a la comunidad para registrarse como donantes de órganos, ojos y tejidos. Comparto mi historia para ayudar a crear conciencia sobre la necesidad de más donantes de órganos, ojos y tejidos, especialmente entre los hispanos y otras comunidades de color.


También te puede interesar:

Firma Invitada – Por qué los créditos tributarios por hijos ofrecen una ventaja considerable para la salud pública 

Firma Invitada – Un adiós al Titulo 42

Firma Invitada – ¿Qué está detrás de los precios de la gasolina?