Jue. Feb 27th, 2020

Firma invitada

Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por nuestros columnistas invitados no reflejan las opiniones, creencias y puntos de vista de esta publicación.

Tiempo de avanzar y unir a la nación

Por Cory Gardner(R)- Senador por Colorado

Click here to read the English version

Washington parece estar constantemente convulsionado en acusaciones partidistas e investigaciones y interminables. Esa división alcanzó su punto máximo cuando el Senado de los Estados Unidos llevó a cabo el tercer juicio de juicio político presidencial en la historia de nuestra nación.

El proceso incluyó 17 testigos; más de 100 horas de testimonio; y miles de páginas de material que luché con éxito para que fuesen incluidas como parte del registro. Lo que incluyó el juicio fue una razón concluyente para destituir al presidente; anular las elecciones de 2016; y robar a la mitad del país su candidato preferido para 2020.

Los gerentes de la Cámara dijeron repetidamente que tenían “evidencia abrumadora” y un caso “hermético” para destituir al presidente. Mientras, también repetidamente dijeron que necesitaban más investigaciones y testimonios. Un caso no puede ser “abrumador” y “hermético” y, sin embargo, necesitar más. En su carrera partidista para destituir al presidente, la Cámara no hizo el trabajo fundamental requerido para probar su caso.

Los redactores de la constitución sabían que el partidismo podría conducir a destituciones por desacuerdos políticos. La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi también lo sabe. En marzo 2019, dijo, “la acusación es tan divisiva para el país que, a menos que haya algo muy convincente, abrumador y bipartidista, no creo que debamos seguir ese camino, porque divide al país”.

Quienes redactaron la constituciónestaban preocupados por las destituciones partidistas o políticas porque la eliminación de un presidente priva a los estadounidenses de sus derechos. Cien senadores no deberían poder hacerlo sin un consenso nacional bipartidista. A solo nueve meses de una elección, no se puede aspirar a que los 63 millones de estadounidenses que votaron por este presidente habrían aceptado su destitución.

Los redactores de la constitución sabían que las destituciones partidistas podrían conducir a destituciones por desacuerdos políticos. Expertos legales como Charles Black consideran que las diferencias en cuanto a visiones políticas no son motivo de juicio político.  El primer artículo de juicio político, corazón del caso, fue sobre las diferencias de política con respecto a la corrupción y el uso adecuado de los impuestos. Sin embargo, la Cámara hizo uso de sus poderes constitucionales. En lugar de cortar el debate democrático, deberíamos resolver esta disputa de la única manera que realmente puede ser: dejando que la gente decida.

El segundo artículo, obstrucción del Congreso, fue simplemente una afrenta a la Constitución de los Estados Unidos. El artículo asumía que la Cámara es superior al Ejecutivo. Los gerentes de la Cámara trataron de despojar al poder judicial y exigieron que la interpretación de la Constitución de la Cámara fuera aceptada por el Senado y las otras ramas sin cuestionamiento. Incluso afirmaron que un solo juez podría despojar al ejecutivo de sus protecciones constitucionales con un simple decreto. Si los gerentes de la Cámara hubiesen prevalecido, la Cámara habría destruido nuestro equilibrio constitucional, declarándose el árbitro de los derechos constitucionales y reclutando al Presidente de la Corte Suprema para que haga su voluntad.

El ejecutivo no es inmune a la supervisión o destitución legislativa. Pero eso no puede hacerse a expensas de los derechos constitucionales, ciertamente no sin el aporte del poder judicial. Sin embargo, la Cámara argumentó que seria motivo de destitución  el que el ejecutivo  afirme protecciones constitucionales. Eso es peligroso. Amenazaría constantemente a cualquier presidente con la destitución y prepararía el escenario para una crisis constitucional sin recurrir a los tribunales.

La primera acusación presidencial ocurrió en 1868. La siguiente fue más de 100 años después. Ahora, el 50 por ciento de los presidentes han sido acusados ​​en los últimos 25 años. Un poder increíble que rara vez se usó en el pasado se está convirtiendo en otra herramienta partidista. Este es un desarrollo alarmante, pero el Senado se mantiene como la salvaguardia a medida que las pasiones se desatan.

Cuando los artículos de juicio político llegan al Senado siguiendo lineamientos partidistas; cuando casi la mitad del pueblo estadounidense no cambia de parecer y apoya firmemente al presidente; y una elección está a solo unos meses de distancia; en esas circunstancias, el pueblo estadounidense probablemente no acepte destituir al presidente y el Senado puede negarse sabiamente a hacerlo.

Los demócratas han dicho que el pueblo estadounidense no puede resolver esto en las elecciones. No podría estar más en desacuerdo. Creo en el pueblo estadounidense. Creo que la gente puede evaluar al presidente, tomar su decisión y avanzar en nuestro esfuerzo perdurable para formar una unión más perfecta. No creo que la destitución del presidente, por parte de 100 senadores, usando artículos de juicio político defectuosos, es lo mejor para el país.

Avancemos resolviendo los problemas de la gente y volvamos a unir a la nación. No todos votamos por el presidente Trump. No todos votamos por el último presidente o el anterior. Sin embargo, debemos trabajar para que nuestra nación tenga éxito independientemente de las pasiones partidistas. La pasión, colocada positivamente, proporcionará a nuestra nación la prosperidad con la que siempre ha sido bendecida.

El veneno partidista será devastador para la prosperidad de nuestra nación a largo plazo. No debemos permitir que nuestras divisiones destruyan nuestra nación o que el partidismo destruya nuestro espíritu de fraternidad. Si nos unimos, tendremos éxito. Porque seguramente estamos de acuerdo en que somos la gran nación de los Estados Unidos de América.

 

Facebook
Twitter
Instagram
Follow by Email