septiembre 24, 2021

Eliminan amenaza de prisión a mujeres que aborten

Eliminan amenaza de prisión a mujeres que aborten

CONTRA DECISIÓN DE LA CORTE| Un grupo de mujeres en contra del aborto reza durante una manifestación. (Foto/EFE)

POR DECISION DE SUPREMA CORTE DE MÉXICO

Pedro Pablo Cortés/ Agencia Efe

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) de México declaró inconstitucional la penalización del aborto. Este es un precedente histórico que impide encarcelar a las mujeres y personal médico que les ayuden con consentimiento. “Nunca más una mujer ni una persona con capacidad de gestar deberá ser juzgada penalmente. Hoy se destierra la amenaza de prisión y el estigma que pesa sobre las personas que deciden libremente interrumpir su embarazo”, sentenció el ministro de la Suprema Corte Luis María Aguilar, autor del proyecto.

Por unanimidad, los ministros del pleno de la SCJN invalidaron el artículo 196 del Código Penal de Coahuila, estado del norte, que imponía de uno a tres años de cárcel “a la mujer que voluntariamente practique su aborto o a la persona que le hiciere abortar con el consentimiento”. “El asidero del derecho penal para sancionar a quien interrumpe voluntariamente su embarazo no es aquí una potestad disponible para el legislador, pues están los derechos humanos en juego”, sostuvo la también ministra de la SCJN Margarita Ríos-Farjat.

No estigmatizar

Ríos-Farjat se pronunció “en contra de estigmatizar a quienes toman esta decisión” al advertir que en México se practican entre 750 mil y 1 millón de abortos clandestinos al año. El aborto, cuya criminalización es competencia local, solo está despenalizado en cuatro de los 32 estados del país: Ciudad de México, Oaxaca, Hidalgo y Veracruz. El fallo de ahora, derivado de una impugnación de la extinta Procuraduría General de la República (PGR) contra el Código Penal de Coahuila en 2017, solo invalida la legislación en Coahuila.

Sin embargo, este fallo del supremo establece un “criterio obligatorio” para todos los jueces, dijo Arturo Zaldívar, presidente de la SCJN. “A partir de ahora no se podrá, sin violar el criterio de la Corte y la Constitución, procesar a mujer alguna que aborte en los supuestos que ha considerado válido este tribunal constitucional. A partir de ahora se inicia una nueva ruta de libertad”, concluyó el ministro presidente. Aunque la Suprema Corte ya se ha pronunciado sobre el aborto en otros supuestos, el fallo de ahora es “fundamental”.

“Esta sentencia, por primera vez aborda el delito”, explicó Selma Maxinez, abogada del Círculo Feminista de Análisis Jurídico. “Estamos viviendo un suceso histórico, esto va a ser un precedente judicial muy importante para todo el sistema jurídico mexicano, para dar un paso más, en este contexto tan difícil en el que vivimos, sobre el respeto de los derechos de las mujeres”, indicó. Además, la jurista feminista destacó los argumentos que expusieron los ministros de la SCJN, quienes coincidieron en defender “el derecho a decidir”.

Combatir la criminalización

Según Maxinez, lo fundamenta es que se ha expuesto un concepto que la Suprema Corte abordó por primera vez. “Castigar a las mujeres por decidir sobre su cuerpo al interrumpir el embarazo es violencia de género y esto es discriminatorio en contra de las mujeres”, citó Maxinez. Asimismo, mujeres y organizaciones por los derechos reproductivos podrán a partir de ahora aprovechar el precedente para combatir por la vía judicial la criminalización del aborto en otros códigos penales estatales, añadió la abogada Isabel Anayanssi Orizaga.

“Esto ha creado una marea o una serie de efecto dominó, donde eventualmente, a todos los estados que no permiten el aborto o todavía lo tienen penalizado, también puedan llegar estas acciones de inconstitucionalidad”, mencionó la abogada. La Suprema Corte, agregó, también “manda un mensaje a los congresos a cumplir sus obligaciones en materia de derechos humanos y que es algo muy simbólico para los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres y las personas gestantes”.

Conmoción

Fuera de la Suprema Corte, organizaciones antiaborto que protestaban contra el proyecto expresaron su indignación. “Son representantes de intereses extranjeros, de intereses económicos y de poder. Quieren el control de la población, la manipulación, no es interrupción legal del embarazo, no es interrupción, se mata”, denunció Leticia González-Luna, presidenta de Voz Pública A.C. Identificados con el pañuelo celeste del movimiento “salvemos las dos vidas”, algunos jóvenes llamaron a contrarrestar la “marea verde”.


También te puede interesar:

Migrantes encontrados en bodega

Falla estructural

Tula bajo el agua