Jue. Feb 27th, 2020

El hundimiento de una estrella del fútbol americano

NETFLIX PRESENTA HISTORIA DE AARON HERNANDEZ

Nueva York/ Agencia EFE

Netflix tiene en su menú la nueva serie “Killer Inside: The Mind of Aaron Hernández”. Se trata de una serie documental que escruta cada centímetro del auge y caída de este malogrado deportista de origen latino. Hernández pasó de ser una estrella del fútbol americano a ser acusado de asesinato.

Con casi 200 minutos de duración divididos en tres capítulos “Killer Inside” se adentra en un caso que conmocionó al país. La serie trata de explicar qué pudo sucederle a este atleta que acabó suicidándose en la cárcel en 2017 con tan solo 27 años. Al momento del suicidio, Hernández ya había sido condenado por asesinato.

“¿Cómo pudo una persona que lo tiene todo en el mundo, que tiene una carrera y una habilidad increíbles, y ninguna preocupación financiera, cómo pudo involucrarse en algo así?”, resume en el documental Patrick Haggan, uno de los fiscales involucrados en los casos contra Hernández.

Sin respuestas

El documental repasa su vida, desde sus orígenes en una familia de ascendencia puertorriqueña hasta su llegada a los New England Patriots de la NFL. Pero, quizá lo más interesante sean las llamadas telefónicas de Hernández con familiares y amigos que articulan toda la serie.

“Hice todo lo que pude para tener una buena vida, pero no funcionó. ¿Qué más podría haber hecho? Lo di todo para tener la vida de mis sueños, pero no funcionó”, asegura en una de esas llamadas. La causa, el porqué, los motivos. Todo lo que gira en torno a Hernández acaba llegando a un callejón sin salida.

“Killer Inside” lejos de ofrecer una respuesta concluyente, aporta numerosas pistas de lo que pudo pasar por la cabeza del jugador. En primer lugar, retrata a su familia en Connecticut, aunque ninguno de sus parientes participa en el documental. Esta serie explica cómo Hernández destacó desde joven como gran talento del fútbol americano.

En la serie se cruza el padre del atleta, hombre muy estricto, agresivo y con problemas de alcoholismo. Murió cuando Hernández era un adolescente. “A Aaron le costaba estar solo. Nunca estuvo más solo que cuando murió su padre, su hermano fue a la universidad. Pasó por muchas cosas que lo hicieron sentir muy solo”, apunta su amigo Stephen Ziogas.

Aspectos no explorados

Otro aspecto que resalta “Killer Inside” es la homosexualidad de Hernández. El trató de ocultar esa condición especialmente dentro del machista ambiente del deporte profesional. Esos primeros traumas van sentando las bases de un carácter errático y, posteriormente, muy conflictivo.

Esos conflictos de Hernández no eran aparentes de cara al exterior. El deportista parecía un tipo sonriente y bastante normal. Además, en el terreno de juego era un titán y logró llegar a la Universidad de Florida, que tiene uno de los programas de fútbol americano más prestigiosos en los Estados Unidos.

En este punto, “Killer Inside” critica frontalmente el lado oscuro del deporte universitario. Entre los temas explorados están la enorme presión que viven los jóvenes deportistas; el descomunal negocio que les rodea; los medicamentos que toman para poder seguir compitiendo; los golpes y lesiones que les pueden marcar de por vida.

Su ascenso

Y otro aspecto importante que consideran es cómo los equipos se desentienden de los problemas legales de sus atletas si siguen triunfando en el césped. Con los Florida Gators, Hernández despuntó en el deporte universitario pero ahí también comenzaron a crecer de forma alarmante las peleas o sus problemas con las drogas.

Pese a ello, el latino acabaría siendo elegido por los New England Patriots de Bill Belichick y Tom Brady. Ese equipo ha sido uno de los mejores equipos de la historia de la NFL. Y posiblemente es una de las formaciones más legendarias de todos los tiempos en el deporte estadounidense.

Hernández alcanzó la cúspide al jugar en 2011 el Super Bowl con su equipo. A partir de ahí su vida se despeñó. En 2013 fue detenido y acusado de haber asesinado a disparos ese mismo año a Odin Lloyd. Al margen de ser amigos, a Hernández y Lloyd les unía que sus respectivas parejas eran hermanas.

Involucrado en un segundo caso

La investigación supuso un enorme escándalo y recordó al caso de O.J. Simpson. Este caso dio un giro más turbio cuando uno de los autos inscritos como prueba conectó a Hernández con otro caso sin resolver. Se trataba del doble asesinato también a tiros de Daniel de Abreu y Safiro Furtado en 2012.

El deportista sería condenado por el primer caso y exonerado por el segundo, pero por el camino salieron a la luz sus numerosos arrebatos de violencia; las armas de fuego que poseía; y sus relaciones con tipos muy peligrosos. Su salud mental es asimismo un tema que aborda este documental.

En la serie se asegura que Hernández sufrió lesiones cerebrales como jugador de fútbol americano. “Killer Inside” concluye con el suicidio de Hernández, aunque el caso sigue despertando muchísimo interés. Coincidiendo con el estreno de la serie, Aaron Hernández ha sido tendencia en Twitter en EE.UU.

Facebook
Twitter
Instagram
Follow by Email