¡Fuertes y bellas!

¡Fuertes y bellas!

Por: María Marín

Siempre me he preguntado por qué nos clasifican como el sexo débil. Llamé a mi doctor y me dijo: “La única razón por la cual ustedes son consideradas el sexo débil porque la estructura corporal de una mujer es más pequeña que la del hombre”. Corroboro que no tenemos ni un pelo de débiles y comparto datos científicos que lo comprueban.

Somos más fuertes

Nuestro sistema inmunológico es más poderoso que el de ellos, por eso vivimos más. Ocho de cada nueve personas que cumplen 100 años son mujeres. Muchos hombres alegan: “ellas nos matan!”. Lo cierto es que estamos capacitadas para tolerar más dolor, procreamos.

Somos más diestras

El cerebro de la mujer tiene pensamientos entrelazados y puede realizar con eficacia varios trabajos a la vez; mientras ayuda al niño con la tarea, cocina, chequea sus correos, envía un mensaje de texto, mira la novela y habla por teléfono con su mamá.

Por el contrario, ellos piensan en forma lineal y son más eficientes cuando se enfocan en una tarea a la vez. Hay algunos hombres que son capaces de hacer dos cosas simultáneamente; ver un juego de fútbol y a la vez tomar cerveza.

Somos mejores empresarias

Según las estadísticas, las empresas dirigidas por féminas permanecen vigentes por más tiempo. Esto se atribuye a que las mujeres desarrollan mejores relaciones interpersonales entre sus empleados, clientes, proveedores y socios, lo que resulta en un negocio más fructífero.

Somos más bellas

La belleza de una mujer tiene tal poder que puede derretir corazones, abrir puertas, parar tráfico, inspirar poetas, pintores, músicos y hasta ocasionar guerras. Amo a los hombres y ellos son nuestro complemento, pero no hay duda de que las mujeres son el sexo fuerte.

Para más motivación sígueme en:

www.MariaMarin.com

Facebook: MariaMarinOnline
Instagram: @mariamarinmotivation

YouTube: mariamarinonline
Twitter: @maria_marin


También te puede interesar:

Enseñanzas de una pandemia

Contagiado con gripe aviar trabajador de lechera en Colorado

El renacer de la naturaleza en Denver