septiembre 28, 2022

Firma Invitada – La Bidenflación parece indetenible

La Bidenflación parece indetenible

Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por nuestros columnistas invitados no reflejan las opiniones, creencias y puntos de vista de esta publicación.

Jaime Flórez

Director Hispano de Comunicaciones del Comité Nacional Republicano (RNC)


Biden y los demócratas podrán llamarla como ellos quieran, pero lo que se nos vino encima no es otra cosa que una recesión, y para demostrarlo basta el hecho de que llevamos ya dos trimestres con crecimiento negativo de nuestro producto interno bruto. Además, la inflación se mantiene en un máximo de 40 años.


A mitad de esta semana nos enteramos que el Índice de Precios al Consumidor de julio volvió a dispararse y se ubicó en 8,5 por ciento, muy cerca del récord del mes pasado, cuando llegó a 9.1. Otro punto de referencia muy importante, cuando se trata de medir la salud de la economía, es el Índice de Precios del Productor, que para el pasado mes de julio registró un aumento de 9,8% con referencia al del año pasado.

La Bidenflación parece indetenible

No son resultados aislados, son recurrentes y vienen dándose desde el inicio de la actual administración. De hecho, julio de este año fue el decimosexto mes consecutivo en que la inflación mayorista ha estado por encima del 5 por ciento año tras año. No son solo los economistas quienes llegan a tan preocupantes conclusiones, los ciudadanos de a pie estamos lidiando con la inflación a diario: el aceite combustible ha subido 75.6 por ciento, la gasolina 44 por ciento, los huevos subieron 38 por ciento.

Por otro lado, los tiquetes aéreos registraron un alza de 27.7 por ciento, el café está 20.3 por ciento más caro, el transporte público subió 19 por ciento, el precio de la leche aumentó 15.6 por ciento, los alimentos para bebés, cuando se consiguen, aumentaron 15 por ciento; los comestibles, de una manera general, aumentaron 13.1 por ciento; la carne, las aves y el pescado están 9.3 por ciento más caros.

La inflación, además, está devorándose continuamente las ganancias salariales. Los salarios reales han caído todos los meses desde que Biden y los demócratas aprobaron su derrochador “estímulo” de 1,9 trillones de dólares. Los ingresos reales promedio por hora han caído 3 por ciento durante el último año marcando, otra vez, el decimosexto mes consecutivo en el gobierno de Biden, en el que la inflación ha superado los aumentos en los salarios. 

La Bidenflación le ha costado al hogar estadounidense promedio $718 solo en el pasado mes de junio, y costará más de $8,600 durante el próximo año, incluso si los precios dejan de aumentar por completo. En contravía de la apremiante situación que atravesamos, el fin de semana pasado los demócratas impulsaron a toda prisa su ley de estafa de la Bidenflación en el Senado.

Disfrazada de Ley para Reducir la Inflación, el esperpento contraerá la economía, eliminará miles de empleos, impondrá impuestos aplastantes a familias y empresas y empeorará la inflación, en lugar de reducirla. Vendrá más de lo mismo, tendremos que apretarnos el cinturón, tal vez como nunca antes, nos privaremos de muchas cosas y modificaremos nuestros hábitos y costumbres, mientras el dinero de nuestros impuestos se malgasta a diestra y siniestra satisfaciendo los caprichos del ala izquierdista del partido demócrata.

Biden convirtió una recuperación en una recesión, y ahora, sus aumentos de impuestos a la clase trabajadora estadounidense rompen su promesa de no aumentar los tributos a quienes ganan menos de $400,000 al año, un compromiso que asumió al menos 60 veces durante la campaña electoral. Los votantes tendrán en noviembre la oportunidad de pronunciarse sobre todo esto.


También te puede interesar:

Firma Invitada – Doctores hispanos

Firma Invitada – ¿Aprobarán las visas que pidió AMLO?

Firma Invitada – Tragedia en San Antonio